¿Dónde invertir 1.000 pesos Argentinos?

Con este título me imagino que pensás que no vale la pena invertir tan poco. Pero créeme que poner ese pequeño ahorro a trabajar es mucho más redituable que dejarlo debajo del colchón, donde te podés tentar a gastarlo o en el mejor de los casos, esté perdiendo su valor ya que todo dinero ahorrado que no esté siendo invertido, se está devaluando.

Opciones para invertir con muy poco dinero

Esta más que claro que la Bolsa de Valores no es una opción para nosotros, por el simple motivo de que nuestro capital disponible para la inversión solo cubriría una parte del pago del bróker con el que nos tenemos que poner en contacto para invertir en la misma. No obstante, hay una opción a la que podemos acceder con muy poco dinero: los Fondos Comunes de inversión (FCI).

Fondos Comunes de invención

Los FCI son una excelente opción dada su flexibilidad. A lo que me refiero con esto, es que muchos de ellos no piden un mínimo de capital para entrar y cuando entrás sus comisiones suelen ser bajísimas. Al ser ésta la única opción, muchos de ustedes deben de pensar que es la peor, pero no. Una de las grandes ventajas que tienen estos fondos, es que no importa que tan bajo sea el valor de tu cuota parte, igual vas a ser propietario de un pequeño porcentaje de todos los activos de ese FCI y eso te da la posibilidad de tener un portafolio diversificado.

También es conveniente que sepas que hay distintos tipos de FCI para estos casos de baja inversión. Uno de ellos son los Fondos de capital efectivo (los más convenientes para este caso a mi entender). Estos no tienen un monto mínimo de ingreso y no te cobran comisión mensual, sino que se cobra una remuneración anual que representa un porcentaje muy bajo del capitán invertido.

Otros FCI bastante rentables, son los Fondos cash. Son muy parecidos a los que expliqué anteriormente en el tema de las comisiones y el monto mínimo de ingreso, pero estos, se dedican a apostar por instrumentos de buena liquidez y muy poco riesgo.

Por último, tenemos los Fondos de ahorro. Estos se dedican a inversiones de mediano a largo plazo, invirtiendo en acciones de alto riesgo como las ETF (este concepto se encuentra en otro de nuestros posts), pero también en Bonos del Tesoro que al ser activos de renta fija se los clasifica de bajo riesgo. A diferencia de los otros dos la comisión anual de estos es un poco más elevada, algo lógico considerando las diferencias.

Ahora te toca a vos, ¡tomá tus ahorros y atrevete a multiplicarlos!