¿Cómo pedir financiación en Argentina?

Todos tenemos sueños y proyectos, en la vida, en lo laboral, en lo deportivo, o en lo familiar. Sin embargo, muchas veces perdemos de vista que, para poder alcanzarlos, es necesario disponer de dos recursos sumamente valiosos: tiempo y dinero. Como los objetivos de estos posts son más bien de inteligencia financiera del inversor, dejaré el primero de esos dos conceptos, para cuando ustedes me pidan que hable de filosofía, pero el segundo sí que nos compete.

Queremos emprender, crecer, internacionalizar nuestra empresa, pero perdemos de vista que eso tiene costos que debemos financiar de alguna manera. A veces, una mala decisión a la hora de obtener fondos puede hacer caer todo un proyecto, e incluso perder aquello que ya teníamos seguro. Por esta razón, veremos qué posibilidades de financiamiento tengo para poder cumplir con mis proyectos, sin morir en el intento.

Herramientas para pedir financiación en Argentina

Una primera opción muy interesante es la que se conoce con el nombre de Fondo Semilla. Este, te presta sin interés y te da la opción de elegir entidades públicas o privadas a las que llama incubadoras, para que te ayuden en la germinación de tu idea de negocio, la validen y la pongas en marcha. El FONTAR (Fondo Tecnológico Argentino), te otorga préstamos o subsidios a empresas que desean realizar innovaciones tecnológicas que redunden en una mejora de la productividad.

El proyecto “Manos a la Obra” por ejemplo, te otorga un subsidio no reembolsable para adquirir maquinaria nueva que también redunde en una mejora de productividad demostrable. Por otra parte, si lo tuyo es la creación de software y deseas comenzar a trabajar para “afuera”, la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica te brinda financiación para que puedas hacerlo.

Finalmente, y si bien no es una financiación directa lo que obtenemos, la ley de promoción del software otorga el beneficio a las empresas de este sector de una quita de hasta el 60% del impuesto a las ganancias, entre otros. Como se imaginarán, esta suma no es nada despreciable y si bien no me genera ingreso de fondos, me disminuye los egresos de estos: “same same, but different”.

La decisión es toda tuya

Estas son sólo algunas de las opciones que podemos encontrar hoy en Argentina. Hay muchísimas más a nivel nacional e incluso, múltiples recursos a nivel de provincia. Por eso no te quedes de brazos cruzados, o termines “muriendo” en tu banco.

Siempre habrá opciones que se ajusten a tu emprendimiento, tus plazos y más que nada, tu caja. Así que indaga, investiga, y “pregunte que no molesta”.